INFORMACIÓN

INFORMACIÓN

jueves, 30 de abril de 2020

448.- LA ROTONDA. Mayo 2020



447.- EVANGELIO DEL DÍA

EN EL NOMBRE DEL PADRE, DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO, AMÉN

Evangelio de San Juan Jn 6, 44-51

 “Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre”. Como Jesús de Nazaret, también tu eres el pan vivo bajado del “cielo”, salido de las manos de Dios, salido de la familia e iglesia para alimentar al hambriento no sólo de pan sino también de compañía, al hambriento de ser escuchado, al hambriento de Dios. Y porque somos obra del Señor, salidos de sus manos, nuestra vida tiene que ser un reflejo de tamaño artista. “El que coma de ese pan vivirá para siempre”, porque el pan que tu das no es soso ni endurecido ni tiene moho, es pan bueno hecho con los “granos” de tu entrega, los granos de tu servicialidad, los granos de tu gratuidad, de tu presencia, de tu paciencia, etc. Porque llevas vida, llevas alegría, llevas el evangelio, llevas al Señor; y si es a Dios a quien das, entonces entregas vida para siempre, si lo que ofreces es la amistad con el Señor, ¿qué más vida podemos esperar? Cuando llevas y entregas al Señor eres tú mismo quien se entrega, das vida, das testimonio, das ejemplo y abres caminos para el encuentro con Dios, con la vida.
                                                             
                                                                     Feliz día

martes, 28 de abril de 2020

446.- EVANGELIO DEL DÍA

EN EL NOMBRE DEL PADRE, DEL HIJO Y DEL ESPIRITU SANTO. AMÉN

Evangelio de san Juan 6, 30-35 

“Señor, danos siempre de ese pan”. Y Jesús contestó: “Yo soy el pan de vida”. No es el pan que comemos cada día y nos sacia temporalmente, Jesús, el Señor es el pan que nos da vida, alimenta el corazón y le da fuerzas para acercarnos y querer a los demás; no es el pan hecho de trigo sino el pan hecho con la entrega y el servicio cada día, hecho con el esfuerzo para hacer familias, comunidades e iglesia donde de verdad se viva la fraternidad. El Señor es el pan de vida pues en Él nos reunimos como “granos”, Él es la razón de la comunidad, de la iglesia; y como Él “alimentamos” (o debemos alimentar) a los otros con nuestro testimonio, alimentamos con el servicio y la humildad. Como Jesús, debemos ser el pan que se ofrece, pan que se entrega y deshace por los otros, pan que alimenta y ayuda a crecer a los demás, pan formado por muchos “granos” que se juntan para dar sabor y consistencia a las familias y a la iglesia, pan sencillo para llegar a las mesas de todas las familias, es decir, que la palabra de Dios llegue a través nuestro, a todas las gentes. Si Jesús es el pan de la vida porque es vida lo que nos proporciona, que nunca seamos ese pan envejecido, duro y seco que se tira, sino al contrario, pan blando, agradable, pues así tiene que ser la familia, comunidad, la iglesia y cada creyente, un lugar agradable, lugar de encuentro con Dios.

                              Feliz día.

domingo, 26 de abril de 2020

445.- EVANGELIO DEL DÍA

EN EL NOMBRE DEL PADRE, DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO. AMÉN

HOLA A TODOS. HOY DOMINGO 26 DE ABRIL A LAS 12,30 TRANSMITIRÉ LA EUCARISTÍA FACEBOOK. OS INVITO A TODOS LOS DE LA PARROQUIA A SEGUIRLA, LOS QUE TENGÁIS INTERNET, CLARO.
VOY A PONER EL CRISTO DE LA CAPILLA EN EL PORCHE DE LA IGLESIA. EL CRISTO DE LA ESPERANZA AL QUE PEDIRLE PARA QUE PROTEJA A NUESTRO BARRIO DE SANTA ISABEL. SI OS ACERCAIS A LA COMPRA O LOS NIÑOS A PARTIR DEL DOMINGO, PODREIS REZARLE. AUNQUE DIOS ESTÁ EN EL CORAZÓN DE CADA UNO. SALUDOS. EL SEÑOR HA RESUCITADO. VERDADERAMENTE HA RESUCITADO.

                                                    Nuestro Cristo a la puerta de la iglesia

Evangelio de san Lucas 24, 13-35
    
Los discípulos de Emaús. “Y ellos contaron lo que les había pasado por el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan”. ¿Qué había pasado por el camino? Pues que en su fracaso, el de los dos discípulos, Jesús había resucitado. Ambos se sentían decepcionados, creían que Jesús de Nazaret era un fracasado, que su proyecto no tenía futuro alguno y que les había fallado. Sus esperanzas estaban hechas añicos. Sus ideales de restauración habían caído por tierra. Habían puesto su esperanza en sus ideales más que en Jesús. Parece que confiaban más en ellos que en Jesús y la fuerza del amor de Dios. Y de eso iban hablando. Seguramente llevaría tiempo a los discípulos echar por tierra sus ideas y asimilar el proyecto de Dios. Sus ideales eran restaurar el reino de Dios impuesto como diera lugar, no habían entendido que la propuesta del Señor pasaba por la propia entrega. Sin embargo, leyendo las escrituras se dieron cuenta que una página nueva se abría con Jesús de Nazaret, que el amor de Dios Padre había llegado al máximo, cayeron en la cuenta que la historia no terminaba en la cruz sino en la vida, la resurrección, conocieron el don y la voluntad del Señor realizada en Jesús. Y conforme descubrían su corazón ardía, y entendieron aquel gesto de Jesús de “partir” y “dar” el pan, entendieron que entonces él les decía que ahí estaba su vida, en partir, dar y entregar la vida por los otros, entendieron que darse es lo que proporciona la vida porque tras todo ello se encuentra el amor de Dios Padre. Y esa es la experiencia que transmiten a los demás. Y comparten todos, porque cada cual ha tenido su encuentro con el Señor, cada uno distinto, personal, experiencias únicas. Y como esos discípulos, al leer las Escrituras nos damos cuenta que en ellas está no sólo la vida e historia de Jesús sino la tuya, la mía, la de todos; pero una historia abierta sin fin, porque en ella está el Señor.
         Feliz día.

miércoles, 22 de abril de 2020

444.- EVANGELIO DEL DÍA

EN EL NOMBRE DEL PADRE, DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO. AMÉN

San Juan 3,16-21



Tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Unigénito, para que todo el que cree en él no perezca, sino que tenga vida eterna.
Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.
El que cree en él no será juzgado; el que no cree ya está juzgado, porque no ha creído en el nombre del Unigénito de Dios.
Este es el juicio: que la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron la tiniebla a la luz, porque sus obras eran malas. Pues todo el que obra el mal detesta la luz, y no se acerca a la luz, para no verse acusado por sus obras.
En cambio, el que obra la verdad se acerca a la luz, para que se vea que sus obras están hechas según Dios.



Comentario 


El evangelio de hoy está lleno de palabras cargadas de mucho sentido y profundidad simbólica. 'Tanto amó Dios al mundo' El amor es el motor de todo, es la propuesta de Dios para cada uno de nosotros. Es la manera nueva y maravillosa de entender la relación con Dios. 'Para tener vida eterna' Es de Vida de lo que hablamos, en nuestra relación con Dios está en juego la Vida, con la mayúsculas de sentido. Nuestro Dios es un Dios de vivos, de vivir intensamente y en profundidad. 'Para que el mundo se salve', la salvación es el regalo, ama, quiere que vivamos  y nos salva. Alejémonos de esos predicadores que hablan de un dios que condena, de un dios que echa fuera, que impone castigos... En días como estos se escuchan algunas voces que hablan de ellos. No es el Dios de Jesucristo. 'La luz vino al mundo' No quiere tinieblas, quiere luz, una luz para no tropezar, para nos perderse, para mostrarse cada uno como es, para que no tengamos miedo... tenemos que acogerla, no alejarla de nuestro corazón y pasarla a otros. 'Él que obra la verdad', la verdad es la manera de dar testimonio, de mostrarle, de anunciarle. Una verdad que se cimienta en Él que es la Verdad. Amor, Salvación, Vida, Luz, Verdad... auténticos regalos y abrazos de Dios para cada hombre y mujer de este mundo. ¿Por qué tanto miedo? Es nuestro Dios es cercano, nos quiere. 

martes, 21 de abril de 2020

443.- EVANGELIO DEL DÍA

EN EL NOMBRE DEL PADRE, DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO. AMÉN

San Juan (3,5a.7b-15):

"Para que todo el que cree en Él tenga vida eterna" Esa es la clave que Jesús explica a Nicodemo. Tener fe. Creer en Él. Esto mueve la vida, da sentido a lo que hacemos y llena de confianza lo que vivimos. A veces la fe se llena de dudas pero puede más la confianza y seguimos poniéndonos en sus manos, dejando que Él no guíe. No es cuestión de saber todas las respuestas a las preguntas sino saber que Él tiene esas respuestas y confiamos en Él. Nicodemo le pregunta por lo que para él son imposibles... Jesús le contesta con su vida, con lo que va a pasar, poniéndose como ejemplo donde mirar, donde refugiarse, donde apoyarse... Parece que le diga que confíe, que le mire como 'cuando Moisés elevó la serpiente en el desierto' al mirarle con fe en Dios los israelitas quedaban curados. Al mirarle, al confiar en Él, al poner nuestra vida en sus manos, al dejarle sitio en nuestro corazón, al saber que Él es el Hijo del hombre... no sabemos las respuestas del cómo ni quizá el porqué, pero si sabemos que nos salva, que nos quiere, que nos cura, que nos acompaña siempre... ¿A quién miras en tu vida? Confía, es 'el siempre fiel'.
Buenos días. #YoMeQuedoEnCasa llenando la incertidumbre de recuerdos y nombres https://buenanoticiadiaria.blogspot.com/2020/04/creer-en-el.html

lunes, 20 de abril de 2020

442.- EVANGELIO DEL DÍA

 EN EL NOMBRE DEL PADRE, DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO. AMÉN.

San Juan 3,1-8

Había un hombre del grupo de los fariseos llamado Nicodemo, jefe judío. Este fue a ver a Jesús de noche y le dijo:
«Rabí, sabemos que has venido de parte de Dios, como maestro; porque nadie puede hacer los signos que tú haces si Dios no está con él».
Jesús le contestó:
«En verdad, en verdad te digo: el que no nazca de nuevo no puede ver el reino de Dios».
Nicodemo le pregunta:
«¿Cómo puede nacer un hombre siendo viejo? ¿Acaso puede por segunda vez entrar en el vientre de su madre y nacer?».
Jesús le contestó:
«En verdad, en verdad te digo: el que no nazca de agua y de Espíritu no puede entrar en el reino de Dios. Lo que nace de la carne es carne, lo que nace del Espíritu es espíritu. No te extrañes de que te haya dicho: “Tenéis que nacer de nuevo”; el viento sopla donde quiere y oyes su ruido, pero no sabemos de dónde viene ni adónde va. Así es todo lo que ha nacido del Espíritu».


 

Jesús le propone a Nicodemo 'nacer de nuevo'. Una propuesta que no entiende. ¿Cómo es posible? ¿Es posible empezar de nuevo? ¿Es posible parar el tiempo y volver a empezar? Jesús le habla de bautismo, del Espíritu, de una vida distinta. Quizá en este tiempo que nos ha tocado vivir también tengamos que escuchar ese mensaje de nacer de nuevo, de generar una manera nueva de vivir que nos lleve a romper el miedo, a no cometer errores, a comenzar a vivir pensando en los otros, a apuntarnos a algo nuevo... 
Nicodemo ha visto y descubierto en Jesús alguien especial, su mensaje le ha cautivado, le llama Rabí. Quiere aprender, quiere saborear lo nuevo que Jesús anuncia. Jesús le propone que dé un paso más, que cambie su vida, que sea un hombre nuevo, que no se conforme con una enseñanza o una lección... Jesús le habla de vida, de vivir de otra manera, de dar un cambio total en su proyecto de vida. El bautismo que le propone es salir de lo viejo, 'lavarse' de todo aquello que lo tiene atrapado en un pasado que atenaza y pesa, un Espíritu que le haga romper todo tipo de ataduras, miedos y vacíos y.... nacer de nuevo, ser un hombre nuevo. La propuesta también es para ti y para mi.  https://buenanoticiadiaria.blogspot.com/2020/04/ser-nuevos.html

sábado, 18 de abril de 2020

441.- EVANGELIO DEL DÍA

EN EL NOMBRE DEL PADRE, DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO. AMÉN.
Evangelio de san Marcos 16, 9-15.
“Se apareció primero a María Magdalena”, de la que el Señor había sacado “siete demonios”. El Señor realizó en Mª
Magdalena un cambio radical, de raíz. ¿Y cómo no anunciar eso? Fruto del encuentro del Señor con María, seguro que en ella dio comienzo un proceso que culminó con su total entrega a la causa de Jesús de Nazaret. María se asombraría de las palabras de Jesús que hablaba de Dios Padre, que no la condenaba, como los fariseos, los doctores de la ley, etc., sino de un Dios acogedor de sus hijos, Dios que perdona, te abraza y acoge porque te quiere; Dios que no condena sino que sufre con el dolor, la pena y tristeza de sus hijos (¡y que padre no padece cuando lo hacen sus hijos!), a la vez que se alegra de su felicidad, cuando se sienten bien. Y esas palabras iban poco a poco llegando y llenando el corazón de María, y desde la raíz su vida iba cambiando porque alguien la quería tal cual era y, desde ahí, comenzar una transformación que la llevaría a su dedicación plena a Jesús de Nazaret. Y ¿cómo no decir eso?, ¿cómo no transmitir a los demás la Buena noticia del amor de Dios? Porque las buenas noticias se comunican rápidamente. María es testigo de Dios vivo, presente y que actúa, da testimonio de lo que Dios ha hecho en su vida, cómo la ha transformado en una persona feliz, libre, auténtica. Ella da testimonio del amor de Dios. ¿Y nosotros? Como ella, también tenemos que ser testigos de lo que Dios hace en cada uno.

viernes, 17 de abril de 2020

440.- EVANGELIO DEL DÍA

 EN EL NOMBRE DEL PADRE, DEL HIJO Y DEL ESPÍRUTU SANTO. AMÉN

Evangelio de san Juan 21, 1-14 

La misión de los discípulos y nuestra. “Echad la red a la derecha de la barca y encontraréis peces”. Era de noche, habían salido a pescar, pero siguiendo las indicaciones de Pedro la pesca resulta nula; aparece el Señor y les pide pescado que no tienen, y les indica dónde tienen que echar las redes. Y así lo hacen, guiados por la palabra de Jesús la pesca es abundante. ¿Dónde tenemos que echar nuestras “redes”?, y ¿qué redes?, ¿qué criterio nos guía? Para lanzar nuestras “redes” nunca puede guiarnos el criterio de destacar por encima de los otros, de ser más ingeniosos o listos que los demás, de lo bien que hacemos las cosas, etc., sino el criterio que orientó a Jesús de Nazaret, el bien de las personas; y para ello tenemos que lanzar las redes de la solidaridad, las redes de la compasión, de la amistad, de detenernos un rato con los otros, etc.; y no son “redes” que lanzamos de vez en cuando sino que tiene que ser algo que salga de manera espontánea de nosotros, algo que sale de forma natural. Cuando es la palabra del Señor quien orienta nuestras vidas, ésta marcha por derroteros de justicia, de entrega y misericordia; por ello que su palabra continúe siendo la brújula que nos oriente en la vida.

miércoles, 15 de abril de 2020

437.- EVANGELIO DEL DÍA

Evangelio de san Lucas 24, 13-35 

 Discípulos de Emaús. “Y, comenzando por Moisés y siguiendo por todos los profetas, les explicó lo que se refería a él en todas las Escrituras”. Jesús de Nazaret les ayuda a descubrir a ellos dos, Cleofás y su amigo (nosotros, la comunidad), que en las Sagradas Escrituras vemos reflejada nuestra vida, es el espejo donde mirarnos, ella hace referencia a nosotros. Y desde esa “tierra fecunda”, partiendo de ella, Jesús vivió el Nuevo Testamento (no lo escribió), lo vivió; y como él, también nosotros y mirándonos en el espejo de la Biblia tenemos que escribir nuestro evangelio, escribir y sobre todo ser, una buena noticia. Hoy, en la situación de emergencia que nos encontramos y a pesar de ella, ¿somos esperanza para los otros?, ¿les ayudamos a sobrellevar con dignidad esta situación de pandemia?, ¿les sacamos aunque sea una pequeña sonrisa? Hoy, entre otras cosas, eso es ser una buena noticia. El Señor Dios jamás nos abandona sino que nos fortalece en la debilidad, en los momentos de flaqueza anímica, entonces y más que nunca Él está ahí a nuestro lado; como a aquellos discípulos, su presencia les aclaró el entendimiento y calentó el corazón para que regresaran al encuentro con sus hermanos, y también hoy Él se hace encontradizo y nos pregunta ¿cómo estáis?, y desahogamos nuestro corazón con Él, y seguro que nos anima, fortalece para seguir empeñados en la vida y continuar siendo buena noticia para los otros. Seamos fuente de ánimo y esperanza.

martes, 14 de abril de 2020

436.- EVANGELIO DEL DÍA

Evangelio de san Juan 20, 11-18 

 “Mientras lloraba, María se asomó al sepulcro y vio dos ángeles vestidos de blanco”. Ella tiene el valor de asomarse al “sepulcro”, quizá el suyo propio, a lo mejor María se ha atrevido a mirar en su interior (algo que nos cuesta mucho) para llevarse una gran y grata sorpresa, que en su interior, su “sepulcro”, su historia mejor o peor, ahí se encuentran los dos ángeles vestidos de blanco, es decir, se encuentra el Señor. Porque aunque nos cueste creerlo, en esos momentos difíciles de la vida, cuando ésta nos muestra su lado más oscuro, cuando muestra los “sepulcros”, pues ahí está el Señor, a nuestro lado, cuidándonos. Porque Él no abandona como otros pueden hacer, Él permanece siempre fiel a la obra de sus manos aunque nosotros le dejemos. No, Él siempre fiel. ¿Miramos en nuestro interior sin temor alguno?, ¿qué encontramos? Y el Señor hace de ella apóstol, testigo y mensajera de la resurrección que Dios ha obrado en ella; y es que las buenas noticias no son para guardarlas sino compartirlas con los demás; y no hay mejor noticia que el acontecimiento de la resurrección, Dios en nosotros.

                                                                 FELIZ MARTES

domingo, 12 de abril de 2020

435.- DOMINGO DE RESURRECCIÓN. ¡ALELUYA!

EN EL NOMBRE DEL PADRE, DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO. AMÉN.


HOY OS ESPERAMOS EN FACEBOOK EN DIRECTO A LAS 12.30 H. PARA LA SANTA MISA 

Y el hogar de la comunidad se llena de alegría, de felicidad, de resurrección, de Dios. Un grito unánime sale de nuestras bocas, ¡GRACIAS! Dios ha dicho que “si” a Jesús de Nazaret, a sus palabras, su obra, y ha dicho “si” rescatándolo de la muerte; y porque hay resurrección su mensaje, el mensaje de Dios Padre, sigue presente en nosotros, la Iglesia, presencia hoy del resucitado en medio del pueblo.
Y de ello debemos dar testimonio, como anuncia Pedro en el libro de los Hechos, que el Señor sigue vivo, presente y resucitando en ti y en nosotros; y resucita cuando nos acercamos al otro en gesto de perdón, resucita cuando tengo tiempo que dedicar a quien quiere hablar, desahogarse, resucita en nosotros cuando comparto no sólo palabra sino también bienes con los más necesitados, resucita cuando poco a poco nos vamos pareciendo a Él y nos hacemos inconformistas buscando siempre “los bienes de allá arriba” (Colosenses) y dejando los de aquí abajo, cuando nuestra vida la vamos configurando con el Señor.
Y esa es nuestra labor como iglesia, dar testimonio de lo que el Señor obra en nosotros, mostrar a los demás que el Señor lo es de la vida y jamás de muerte y tristeza, que Dios es de alegría y jamás de pena y dolor; y ello no lo decimos sólo de palabra sino que lo corroboramos con la vida, con nuestro estilo de vida, porque si algo caracteriza al creyente, al redimido por el Señor, es la alegría de vivir, el gozo de compartir, de ser comunidad reunida, agradecida y convocada en el nombre del resucitado, de ser una comunidad resucitada en el Señor. Y por ello le damos gracias.
           

sábado, 11 de abril de 2020

434.- SÁBADO SANTO

FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN 
¡ALELUYA!

433.- SÁBADO SANTO POR LA MAÑANA

EN EL NOMBRE DEL PADRE, DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO. AMÉN.

Ayer viernes celebramos la liturgia de la Pasión del Señor, y quedábamos expectantes porque no entendíamos cómo era posible que la muerte se llevara consigo al justo, al hombre que había pasado haciendo el bien. Y con el corazón roto y en vilo quedamos. ¿Dios Padre pronunciará alguna palabra?; Él, el creador, si en Jesús de Nazaret recrea la vida de cada uno y la historia, ¿será posible que todo haya sido un sueño?, ¿tanta ilusión puede desvanecerse tan pronto? Por eso quedamos en ascuas, y permanecemos unidos y a la expectativa de la palabra divina. Guardamos silencio como cuando el temor nos atenaza, nos detenemos y el corazón palpita rápido, ¿qué sucederá? Y es un silencio muy sonoro, porque el corazón y la mente no dejan de trabajar, recordar, rememorar y hacer preguntas que en este momento no tienen respuesta, pues ésta sólo puede venir de Dios Padre.

viernes, 10 de abril de 2020

432.- NUESTRO CRISTO ESTÁ EN LA CALLE


431.- EVANGELIO DEL DÍA

EN EL NOMBRE DEL PADRE, DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO. AMÉN


Por todos los Cristos que sufren en los hospitales y residencias y por todos los que los cuidan con cariño  y valor.

Viernes santo.
   
Estamos en la casa de la comunidad, vamos conociendo personas, entablamos amistad y nace el cariño. Cierto que conocemos a unas más que a otras, nos abren y les abrimos el corazón y hallamos historias felices, familiares, de superación, junto a otras más tristes, incluso dolorosas, pero todas ellas envueltas en el manto de la fe. Y todos han crecido como personas y madurado como cristianos. Es la comunidad. Y hoy la palabra que nos conduce es la pasión del Señor según san Juan.
“He aquí al hombre”, proclama Pilato, y curiosamente ese “hombre” es el ejemplo de persona que los cristianos seguimos, ese hombre golpeado, torturado, crucificado, se ha convertido en ejemplo a seguir por todos nosotros. Ha pasado entre nosotros haciendo el bien, ha curado enfermos, realizado el milagro de compartir para que a nadie le faltara, siempre ha tenido una palabra de consuelo y esperanza para los apenados y tristes, ha acogido a los niños y consolado a las viudas. Pues a ese Jesús de Nazaret, el pueblo manipulado por el poder religioso y las autoridades civiles lo han condenado a morir en la cruz. La injusta muerte del justo. Pero ¿hay mayor dolor que sentirte abandonado por los tuyos, los amigos que han compartido contigo, sentado en la misma mesa y comido el mismo pan?, ¿ser traicionado y tres veces negado?
Pero hay alguien que en este drama todavía no ha hablado y que sin embargo lo ha dicho todo. Porque es verdad que esperamos una palabra de Dios Padre, una palabra de fortaleza, de ánimo, de esperanza, ¿cómo permitir esa muerte del justo?; pero Él estaba en la cruz de Jesús de Nazaret. Como estaba con él cuando hacía milagros, cuando curaba enfermos, etc., pues en la cruz también está; porque Dios no es el Dios que abandona, no guarda silencio sino que habla en Jesús, nos habla de fidelidad a un proyecto, de amor que se entrega, de gratuidad, de generosidad, nos habla de solidaridad, nos habla de amor a la humanidad. Dios grita “tengo sed”, que no de agua sino de justicia, de paz y fraternidad; Dios grita que “todo está cumplido” porque su propuesta ha sido llevada hasta el final, la entrega por amor.
No, Dios no calla, no guarda silencio. Y sigue hablando en la familia desalojada, sigue gritando en las personas que duermen en la calle, en los ancianos que viven solos, en los enfermos terminales, los huérfanos, viudas, extranjeros. En Jesús de Nazaret Dios grita, y aún tiene que decir otra palabra más, porque esperamos otra palabra. Y es que no puede ser que el poder de la tiniebla o del pecado venza la obra del Señor en Jesús, y por eso Dios tiene que seguir hablando. Viernes santo de dolor pero, sobre todo, viernes santo de la expectativa, de la esperanza, con el corazón en vilo, alerta, esperando una palabra que cambie el rumbo de la historia, la nuestra y la de la humanidad. Dios tiene que hablar porque el amor nunca guarda silencio.

LUZ para todos los que sufren


miércoles, 8 de abril de 2020

430.- EVANGELIO DEL DÍA

EN EL NOMBRE DEL PADRE, DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTOS, AMÉN.

En el Miércoles Santo, nos IMPRESIONA EL AMOR DE JESÚS POR JUDAS, el traidor

Jesús, Tú amaste a Juan, con su ternura,
a Pedro, con su terquedad,
a Judas, quien te vendió por unas monedas.

Le lavaste los pies, como al resto, sabiendo de sus intenciones;
Dijiste en voz alta que uno de tus amigos te iba a entregar, para ayudarle a comprender la gravedad de lo que está pensando hacer, y ni aún así reaccionó;
Le diste un pedazo de pan untado, gesto de amistad entrañable en los pueblos semitas;
Finalmente, le dijiste "Lo que vas a hacer, hazlo pronto". No le abroncas. No le echas encima al resto de los discípulos, que no comprenden del significado de tus palabras.
Es más, parece que es una manera de acompañarlo con amor, más allá de su error, de su traición, de su pecado.
Es sobrecogedor, Jesús, lo que hiciste con Judas, en su noche oscura.

Pero lo que me hace temblar es que Tú, Jesús, haces lo mismo conmigo.
Me lavas los pies y el alma, una y otra vez;
me ayudas a caer en la cuenta de mis errores;
tienes mil detalles de delicadeza conmigo;
y, cuando decido apartarme de Ti o seguir otros caminos, lejos de abroncarme, me acompañas en silencio y me ofreces permanentemente tu ayuda.
En la noche oscura del error, Tú me acompañas y me amas, hasta el extremo.

martes, 7 de abril de 2020

429.- EVANGELIO DEL DÍA

 Evangelio de san Juan 13, 21-33. 36-38.

Martes santo. Traición de Judas y anuncio de las negaciones de Pedro. “Ahora es glorificado el Hijo del hombre, y Dios es glorificado en él”. Quizá Judas se sintió defraudado por Jesús, su misión de Siervo Mesías, quizá Judas esperaba otro tipo de “Mesías”, impositivo, duro, exigente, y el mesianismo de Jesús de Nazaret es de ofrecimiento, de entrega y donación de la propia persona. Decepcionado abandonó al Señor y lo que ello significa, rechazo de aquello que hace grande a una persona en el buen sentido, grande en servicio, en caridad, en amistad. Y la gloria la alcanza Jesús en la cruz, máxima entrega por todos nosotros, momento cumbre de la fidelidad al proyecto de Dios Padre, proyecto que no es de cruz, sino de donación y amor por todos nosotros. Verdadera pasión la que sentía Jesús de Nazaret por el plan de Dios Padre. Y Dios es glorificado, porque la gloria de Jesús nos muestra cómo es de verdad el rostro de Dios, porque en Jesús Dios Padre se entrega por nosotros, en la cruz de Jesús Dios dice sí al nazareno, a su fidelidad; y dice que si también a nosotros, que a pesar de todo, sigue confiando y esperando en nosotros. Jesús no defraudó a Dios Padre, su fidelidad es absoluta. No le decepcionemos nosotros.

                      Feliz día a todos

domingo, 5 de abril de 2020

428.- DOMINGO DE RAMOS

 Salid al balcón, a las ventanas. ¡HOSANNA!

 BENDICIÓN DE RAMOS A LAS 12:30 H.

   EN DIRECTO TAMBIÉN POR FACEBOOK:         PARROQUIA SANTA ISABEL ZARAGOZA

sábado, 4 de abril de 2020

427.- PREPARAMOS EL DOMINGO DE RAMOS

 Este domingo celebramos EL DOMINGO DE RAMOS, desde este día comienza la Semana Santa. Es un domingo especial y lo vamos a vivir también de manera especial, desde casa, pero Gonzalo nos va a contar como podemos unirnos a las 12:30 h.



 También, por la cuenta de Facebook de la parroquia se va a poder seguir en directo el domingo a las 12:30 h.

Alcemos nuestros Ramos

426.- EVANGELIO DEL DÍA

EN EL NOMBRE DEL PADRE, DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO, AMÉN

 Evangelio de san Juan 11,45-57. “Muchos de los judíos que habían venido a casa de María, viendo lo que había hecho, creyeron en él”. Jesús de Nazaret ha devuelto la vida a su amigo Lázaro, y muchos creen en él. ¿Y cómo no creer en el Dios de la vida, Dios que te devuelve la esperanza y las ganas por la vida? ¿Cómo no creer en el Señor que te desata de todos los pecados, vicios y demás historias que nos mantienen amarrados? ¿Cómo no creer en el Dios de la libertad que quita todas nuestras losas que nos impiden caminar junto a los otros, sentirnos en verdad familia de Dios? ¡Y qué contraste! La gente sencilla está junto al Señor, creen en Él porque han visto las cosas que hace, que da vida, que fortalece la esperanza, que saca lo mejor de nosotros haciéndonos más solidarios, más fraternos, porque nos habla de Dios Padre cercano, entrañable y amigo siempre junto a nosotros; pero los dirigentes buscan acabar con Jesús, temen por sus privilegios, sus puestos de honor, etc. Se han cerrado no sólo al Señor sino también a los demás y no ven más allá de sí mismos. Creemos en el Señor porque creemos en la vida, porque creemos en la fuerza del amor, la fuerza de Dios, porque creemos en la fraternidad y que con Él siempre es posible un mundo más humano. 

                        Feliz día.

viernes, 3 de abril de 2020

425.- EVANGELIO Y ORACIÓN DEL DÍA

EN EL NOMBRE DEL PADRE, DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO. AMÉN


San Juan 10, 31-42

Le quieren apedrear, casi lo consiguen pero 'se les escabulló de las manos'. Le acusan de blasfemo, de querer ser dios. No soportan a un Dios que mira a todos por igual, que está pisando la tierra y llenando de dignidad a los hombres y mujeres, que toca a los que ellos echan fuera de la ciudad... Jesús les pregunta con claridad por cuál de sus obras lo quieren matar. Esas obras que los denuncian, que los delatan, que los colocan ante el espejo y se ven avergonzados. La justicia de Jesús, la justicia de convertir al hombre y la mujer en amados de Dios, y hacer de esto el centro de su misión les convierte a ellos, poderosos, manipuladores y exigentes para los otros, en pura fachada, en ser descubiertos y en quitar de sus caras la máscara del teatro mostrando el vacío de su vida y de su propuesta. Esto no lo soportan. Jesús se va al otro lado del Jordán, al otro lado donde están los sencillos, los que si que entienden de algo nuevo, del amor desinteresado, entregado y generoso. Personas que entienden un mensaje sencillo hecho vida en la de aquel hombre que habla de Dios y lo hace presente con sus gestos. Allí, al otro lado de la farsa y el cumplimiento, hay 'muchos que creyeron' en Él.
                        Buenos días.
#YoMeQuedoEnCasa desde siempre un hogar https://buenanoticiadiaria.blogspot.com/2020/04/al-otro-lado.html


Si quieres oir una oración de hoy clica aquí

miércoles, 1 de abril de 2020